1 response

  1. Fernando de Yzaguirre
    24 noviembre, 2013

    Lo más lacerante es que este proceso de precarización del trabajo no responda a una estrategia de redistribución social de los puestos de trabajo. La pregunta es obvia: ¿dónde va la pérdida de masa salarial?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top
mobile desktop